Bogotá: Lo Que No se Vio en la 3ª de Abono

0
275

Son muchos los sucesos que no son evidentes a todos

Redacción: Javier Baquero -JABA- Foto: Juan Pablo Garzón Vásquez

  • En las horas de la mañana se realizó una misa íntima en la pequeña capilla de la plaza. Bonita iniciativa de don Alberto Cediel.
  • La corrida sorteada fue de dos pintas y dos dehesas. Negros y jaboneros. Gutiérrez y Juan Bernardo, respectivamente.
  • Los egos de muchos de «algunos», nuevamente se vieron doblegados, al tener que buscar en la plaza al señor Anwar Farias, dueño de los «pases» para poder ingresar a los corrales al sorteo de los toros, cosa que solo pasa hoy en Bogotá, cuando por tradición el sorteo, como la plazoleta de la plaza eran visitados por lo más selecto del mundo taurino. Hoy el señor Farias, proveniente de tierras lejanas, decide quien es quien el mundo taurino capitalino, cuando apenas lleva unas semanas de haber llegado a nuestro complaciente y hermanable país. Volviendo a los egos, los que ayer negaron un ingreso a los corrales de otras plazas, hoy tienen que «mangar» el ingreso a los toros. «El que a hierro mata a hierro muere, dicen por ahí.»
  • La plaza registró medio aforo en los tendidos. Muy poco para un cartel de importancia.
  • Lamentablemente, y no sabemos por la idea absurda de quién, nuevamente se prohibió el ingreso a la plaza en horas de la mañana a «tauriniar», es decir compartir con la familia taurina. Que mal que se prohíba el ingreso a la casa de todos, cierran a los taurinos que pagan y engrandecen la fiesta.
  • A la hora de la corrida, nuevamente, la policía de manera errónea, impidió el ingreso a las inmediaciones de la plaza, hasta que se abrían las puertas de la plaza. Mala cosa que para fútbol se permita el ingreso con la antelación requerida y a Toros, pese a que la ley ordena abrir puertas 2 horas antes, pero no menciona nada de las inmediaciones se de este cierre ilógico.
  • En el tendido vimos al Doctor Camilo Llinás Ángulo, presidente en su momento de la Corporación Plaza de Toros de Santamaría, y recordamos esas épocas que ya no regresan, donde los taurinos éramos tratados como taurinos. Épocas que nunca volverán.
  • En la radio fue doloroso escuchar la purga de egos hablando de sus propios acartelados.
  • En el callejón el diestro Manuel Caballero.
  • El 1o Enrique Ponce, con un terno crema, oro y remates en primera comunión. El astado de Ernesto Gutiérrez, negro zaino. Con cara, más de lo normal en esa dehesa.
  • Con la capa fue poco lo que él de Chiva pudo hacer. Técnicas verónicas para llevar el otro al caballo.
  • Ponce luego de la vara lanceo en todo el centro, buscando el sitio preciso.
  • Emerson pineda saludó desde el tercio, tras palear al 1º.
  • Ponce brindó al público y hubo de voltear la montera con la punta del ayudado.
  • La fórmula de Enrique al débil toro fue el temple. El toro agarrado al piso no fue impedimento para que Ponce lidiarán.
  • El toro finalmente no quiso y Ponce así lo entendió, con una faena que no duró mucho, tomó el acero y en querencia entró a matar, con una estocada desprendida, pero efectiva.
  • E 4º fue otro jabonero sucio, esté con menos calidad que el primero.
  • Poca capa al irregular astado de baja casta. Pinta y algo de nombre pero poco contenido.
  • La vara atropellada.
  • Las banderillas de mucho trámite.
  • Ponce brindó a Manuel Caballero. Brindis de afecto con uno sin contenido.
  • Con la pañosa voluntad y técnica a un sinsabor ejemplar. El toro se embarcaba bien, pero declinaba rápidamente en el trazo del muletazo.
  • Gritos de fuera, fuera, fuera, a un desadaptado que gritaba improperios de mala manera.
  • Ponce salió a recibir una fuerte ovación del respetuoso público de Bogotá.
  • El 2º Antonio Ferrera, con un traje grana, oro y detalles en blanco.
  • El toro un jabonero sucio, al que con mucha alegría Ferrera lanceó largo y emotivamente.
  • Buena vara de Luis Viloria.
  • Buenos palos de Benavides y Piña. Ferrera los obligó a salir al tercio a saludar en compañía de Santana, quien estuvo bien con la lidia.
  • Con la muleta, Ferrera encontró un toro que repetía las embestidas, cuando iba. Por momentos se agarraba al piso y el extremeño tiraba con persistencia del toro.
  • Hubo muchas pausas entre tanda y tanda, buscando dar tiempos de recomponer la postura el toro.
  • La muleta libre de la ayuda construyo varias tandas, en una de ellas el toro hizo por el torero, que partió por los aires, recibiendo una cornada en la parte interna del muslo derecho.
  • Ferrera pese al percance sacó del ruedo a quienes lo quisieran socorrer y siguió la lidia. Trato de matar recibiendo y pincho en dos ocasiones. En la tercera fue la vencida y herido recibió la ovación del público y los vítores de torero, torero.
  • Una oreja entregó el palco, pese a los dos pinchazos y la colocación final de la espada. Más premio de generosidad que al final de la faena.
  • Ferrera recibió la oreja, saludo al público y la dejó en el centro del ruedo.
  • El parte facultativo. Cornada en el triángulo de escarpadas de tres trayectorias. Torero operado y medicado en la plaza, se le permite torear el 6o.
  • 6o. Vestido de paisano y con montera, Ferrera salido de la cirugía que generalizaron en la enfermería de la plaza para lancear al 6.
  • Buenos lances con la capa del torero extremeño.
  • Hubo brindis de Ferrera al equipo médico de la Santamaría, que minutos antes lo operaron en la enfermería de la plaza.
  • Rodillas en tierra Ferrera recibe las palmas del público en una primera tanda.
  • El español se entregó a lidiar con dulzura al toro de Gutiérrez, que perseguía los engaños.
  • El toro nunca perdió la fijeza y el temple en sus embestidas.
  • Muletazos de largo trazo. Pausas de trámite y variedad en los muletazos.
  • La espada no dejó redondear el triunfo.
  • 3o Luis Bolívar, que partió plaza, ataviado de un hermoso vestido vino de Burdeos, oro y detalles en blanco.
  • Su primero fue un jabonero sucio, de buen fenotipo, que repitió en los lances con la capa. Con la capa Tafalleras, revolera y media.
  • Las banderillas de Devia y El Pino fueron en todo lo alto.
  • Ponce entregó su percal a Garrido, quien perdió el capote al lidiar al 3o.
  • El toro tenía menos alegría y por ende trasmitía menos.
  • Bolívar tuvo pausas justas para dar aire al toro y poder realizar una faena técnica, tapando la falta de emotividad del Juan Bernardo. Cada tanda costó más, porque cada vez había menos. Falto casta.
  • 4o. Se corrió el turno por el percance de Ferrera. El toro fue cambiado tras salir como y escobillado.
  • Los monosabios se equivocaron y no sabían que toro fue el de reemplazo, pues en las dos tablillas del callejón publicaron nombres, pesos diferentes. Finalmente, fue Manda más.
  • Poca capa de inició en el 5 bis. Tras la vara Luis con quites por sapopina. Aplaudidas.
  • Hubo poca vara.
  • Las banderillas fueron aplaudidas. Garrido y el Pino saludaron.
  • Luis vio a uno que humillaba pero no se repetía. A esta altura, falto bravura en el de Gutiérrez.
  • Bolívar lo entendió y realizó una faena cerca a tablas, donde el toro iba con más seguridad.
  • Bolívar nos permitió verbena faena interesante y con aprovechamiento de lo planteado por el toro de Gutiérrez.
  • Hubo petición de trofeo, el palco desconoció el reglamento y se tomó la oreja concedido por el público.
  • Pitos al palco alto, obligado Luis a saludar y dar la vuelta al ruedo.

Dejar respuesta