La Santamaría en el ojo

0
121
Muro de la Santamaría. Foto: Camilo Díaz

La plaza primada de Colombia inaugura su temporada 2020 con los ojos y las intenciones de muchos apostados en ella. Propios y extraños, amigos y enemigos, aficionados y contras, a que sí, a que no.

Una hostil temporada antitaurina, simultánea e in situ ha sido anunciada y autorizada por la alcaldía. Cada día y hora de corrida, su acto central será una convocatoria en la calle 27 con carrera 5ª. Esquina de la plaza y sitio exacto donde hace tres años (el 19 de febrero de 2017), a la hora del apartado, una explosión terrorista mató un joven servidor público e hirió de diversa gravedad a más de una veintena de inocentes y desprevenidas personas.

Cuesta pensar que se trata solo de una coincidencia de ocasión y lugar, no de una sórdida celebración. Con los antecedentes de asonadas anteriores, la medida de permitir a los hostiles alcanzar a los espectadores que ingresan, parece insensata y no acorde con la promesa municipal de garantizar tanto la seguridad de las corridas como la libertad de protesta.

Hay que separarlas. ¿Pero se hará? El Portal www.tendido7.com.co informó el jueves 30 (foto incluida), como la señora “Claudia López, alcaldesa… de TODOS los bogotanos y no de un solo sector) optó por ponerse la camiseta del antitaurinismo y muy maja y oronda encabezó en la explanada de la Santamaría la manifestación antitaurina…» Primera de este año.

Por otro lado, el empresario mexicano Pablo Moreno ha desafiado a los aficionados en general a “salir del armario”. En medio de tal ambiente la plaza primada de Colombia se abre al 2020 doblando el número de corridas del 2019 y con carteles de distinto calado.

Los encierros de cinco hierros, dos repetirán con media corrida cada uno, conjuntan encastes diversos: Domecq tres, Santacoloma-Murube uno y Santacoloma puro dos. Ernesto Gutiérrez, con su fusión propia y única, preferida de las figuras. Vistahermosa, heredera de Mondoñedo que ha manteniendo la sangre original condesa por vía Buendía. El Manzanal, filial genética de la anterior cuyo propietario es a la vez empresario de la temporada. Juan Bernardo Caicedo, con su vocación de trapío, bravura y nobleza que lo ha hecho habitual en la capital. Armerías ganadería bogotana, emparentada con lo de Rincón y Pimentel, llega impulsada por su enrazada y seria presentación un mes atrás en Manizales.

Enfrentaran esta torada, diecisiete espadas, tres de ellos novilleros. Cuatro españoles, nueve colombianos, un mexicano, un francés, un peruano y un venezolano: Morante de la Puebla, abrirá el ciclo con su única corrida en el país. Enrique Ponce, ad portas de sus 30 años de alternativa. Antonio Ferrera, que ha cumplido en Europa un grandioso 2019 y acaba de abrir la puerta grande de La México. El valiente y espectacular torero banderillero Manuel EscribanoAndrés Roca Rey, amo y señor de las taquillas. Sebastián Castella, figura máxima de Francia. El venezolano emotivo en todos los tercios Jesús Enrique Colombo. Y el fino novillero mexicano Arturo Gilio.

Son esos los extranjeros que alternarán con la legión nacional integrada por los caleños: Luis Bolívar primer espada nacional triunfador en las pasadas ferias de Cali y Manizales con sendas puertas grandes y David Martínez en su única corrida de toros en la temporada grande. El acreditado veterano Sebastián Vargas. Los paisas: Luis Miguel Castrillón, que completará el encopetado cartel de apertura y Juan de Castilla triunfador en esta plaza el año pasado. El manizaleño José Arcila, quien deslumbró en el festival de su tierra. Y los novilleros: el bullidor bogotano Gitanillo de América (II) y el paisano Manolo Castañeda de formación mexicana.

La Santamaría, estrenando la conducción de Casa Toreros Consorcio Colombia navegará con mar de leva en una temporada crucial para su existencia como plaza de toros. Los aficionados y las autoridades distritales tienen la palabra.

Dejar respuesta