Casta y Fina Torería

0
360
Finito recibe la oreja del 4º

Ante un enrazado y emotivo encierro de Fuente Ymbro, Finito de Córdoba prodigó una de las más bellas faenas de la feria cortando la única oreja, porque Román en dos ocasiones y Ginés en una se negaron otras con la espada.

Los de Ricardo Gallardo, salieron con 540 kilos promedio, negros, excepto el castaño tercero, cuatreños, excepto el cinqueño quinto, bien armados, firmes de patas y peleadores en los medios. Cumplieron en varas, incluso el al final rajado primero y el manso tercero. Lo demás fue casta y emoción. El segundo, quizá el más fiero del serial recibió la vuelta al ruedo y otros tres, ovaciones en el arrastre. No les cortaron un mundo de orejas porque tras kilométricas lidias que dieron a fondo no los mataron como merecieron. Para la prueba los siete avisos que sonaron.

Finito de Córdoba en sus veintiocho años de alternativa regó de añeja torería el ruedo valenciano. Tronío, quizá sea el adjetivo justo para su refinado toreo. Erguido, reposado y sereno en la brega. Lento, templado y dibujado en la suerte. Justo en el ademán, destellante y largo, quizá demasiado con el renunciado primero. Exquisito y generoso con el cuarto al que pintó carteles y carteles al natural, y en las trincheras y en los ayudados. La plaza en ebullición lamentó el pinchazo que tal vez le quitó la segunda oreja. Con él, la feria tocó altas cotas estéticas. Y cómo lo celebraban los viejos aficionados.

Román, tuvo un gran lote. ”Damasco” que fue protestado de salida, quizá por su fecha natal, marzo de 2015 y por ser el más ligero del encierro con sus 500 kilos. Pero tan luego galopó codicioso a los capotes, de largo y pronto al peto y tras los banderilleros, todos se le entregaron y terminaron aplaudiendo la vuelta de su arrastre. Y el quinto, “Lavandero”, bravo y noble. Con el uno cometió el dislate de citarlo arrodillado en los medios para una arrucina suicida y cuando trató de pasarlo de nuevo por la espalda fue cogido, y lejos de las ayudas por poco acribillado. Echó valor frente a la furia y se brindó por naturales ligados y bajos no pocas veces. Una en hueso, una en guardia y cinco descabellos, echaron al piso la obra. Con el buen quinto volvió a levantar al paisanaje y otra vez a fallar con el acero doliéndose de la mano derecha en los cinco pinchazos y la estocada honda trasera.

Ginés Marín, Se llevó el manso tercero, abrevió y la gente le agradeció. Cerró la feria con el buen sexto “Jarrero” el más pesado, que sin embargo fue a más con gran calidad en las acometidas. Cuatro doblones majos rodilla en tierra abrieron una faena larga y ambidiestra de toreo en redondo, templado y alegre, que recibió el primer aviso sin haber igualado y el segundo entre su lenta y cimera pero ineficaz estocada y los cuatro descabellos que siguieron.

Corrida larga, dos horas cuarenta y cinco minutos, pero si le restamos el tiempo que se desperdició en provocar siete advertencias de clarín, quizá hubiese durado lo justo y habría resultado, más que buena, triunfal.

FICHA DEL FESTEJO

Valencia. Martes 19 de 2019 tarde. 11ª de Fallas. Sol y viento. Más de media plaza. Seis toros de Fuente Ymbro, bien presentados, cuatro muy enrazados y nobles, ovacionados. al segundo “Damasco” cuatreño al filo, de No 36, negro de 500 kilos se le dio vuelta a l ruedo.
Finito de Córdoba, saludo tras dos avisos y oreja.

Román, saludo tras dos avisos y saludo tras aviso.

Ginés Marín, silencio y saludo tras dos avisos.

Dejar respuesta