La mano izquierda de Álvaro Lorenzo y la torería solvente de Pablo Aguado

0
48
Una corrida muy seria y con movilidad de Alcurrucén a la que le sobró genio y le faltó casta

Redacción: Carlos Illian – marca.com

Plaza de Valencia. Cuarta corrida. Algo más de un cuarto de entrada. Toros de ALCURRUCÉN (6), muy serios de presentación, con movilidad, dejándose hacer el toreo aunque con más genio que casta. ÁLVARO LORENZO (6), de grana y oro. Estocada desprendida (saludos). Estocada trasera y tendida. Un aviso (saludos). LUIS DAVID (6), de blanco y plata. Estocada (vuelta=. Pinchazo hondo y descabello. Un aviso (saludos). PABLO AGUADO (6), de marfil y oro. Estocada caída (una oreja).Dos pinchazos, media estocada tendida y descabello (silencio)

No salió un gran toro de Alcurrucén, uno de espos que encumbran a los toreros, prodigio de bravura y clase, pero sí una corrida seria y con movilidad, lejos del toro a modo y borregón. Una corrida que nos permitió calibrar lo que aportan los tres toreros jóvenes de ayer. Una buena ocasión para que Álvaro Lorenzo nos confirme definitivamente que entre su manejo del toreo sobre la mano derecha y el toreo al natural hay un abismo. En su primer toro lo confirmó al ligar los naturales de impecable factura y lo ratificó con una serie rotunda en el cuarto. ¡Que buen muletero con la mano izquierda!.

Pablo Aguado deja en Valencia la constancia de su solvencia y torería. Con reposo y claridad de mente construyó la faena al tercero, Sin un solo alarde cuajó un toreo muy firme sobre la mano izquierda a pesar del poco recorrido del toro. Mucho sabor en esos muletazos que al final le valieron la única oreja de la tarde, a pesar de la estocada caída. En el sexto pudo con el genio del de Alcurrucén y de nuevo cuaja lo mejor sobre el pitón izquierdo.

El mexicano Lujis David Adame ha ido comiéndole el terreno en España a sus hermanos, especialmente a Joselito . Y es que a pesar de la tendencia a tomarse ventajas en las distancias tiene repertorio con el capote y conecta con la gente, como ayer con el segundo, el mejor de Alcurrucén. Además le ha cogido el tranquillo a la espada en la suerte de recibir y no anda escaso de valor. No es torero para exigencias pero resulta un comodín en las ferias.

Dejar respuesta