ARBELÁEZ: CASTRILLÓN EN PLENITUD Y JUAN BERNARDOS EN LA CIMA

0
713

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – Foto: Juan Pablo Garzón Vásquez

Matices de gran bravura en el encierro de Juan Bernardo Caicedo, un Luis Miguel Castrillón inspirado, fino, artístico y un Juan Rafael Restrepo que triunfo pero que pudo llegar más alto si mide su gran pasión al actuar.

Arbeláez – Colombia. La corrida de Feria en la ciudad de Arbeláez fue entretenida, pudo subir en satisfacción ganadera y artística si el Palco Alto hubiese prestado más atención en el toreo a la jineta y hecho cumplir el reglamento taurino nacional (Ley 916 de 2004 – Artículos 27, 65, 72 y 77 ), porque se dejó de llevar un buen astado como padrón a la dehesa por los excesos en el uso de los rehiletes que mal sumados llegaron a diez, sin contar con los dos rejones de castigo y por más que asomase el pañuelo amarillo, la situación del burel era más que compleja, si no hay medida, las prolongaciones arruinan. Es de afirmar sin lugar a dudas, que era un toro de vacas, que de las grandes condiciones del astado no hay discusión, lo que menos influye es que hubiese sido lidiado a caballo, pero en su forma y comportamiento no hay tacha alguna.

La tarde de toros en la ciudad en la que el maestro José Eslava “Pepe Cáceres”, dejo tantos recuerdos y que conmemoraba cincuenta (50) años de feria y treinta y cinco (35) de festejos taurinos, fue muy entretenida, conjugó varios conceptos de la tauromaquia y volvió a destacar la esencia del ganado de lidia, el encierro de Don Juan Bernardo Caicedo tuvo bravura, cada toro tenía una dimensión, el más completo sin exagerar en la apreciación, el tercero de lidia ordinaria, primero del lote del Rejoneador Juan Rafael Restrepo quien haciendo las cosas bien con sus jacas: Violero, Carmona, Paisa, Castañuelas, Malena, Bandido, Doctor y Delirio, se dejo invadir de la pasión desenfrenada y prolongó innecesariamente el uso de farpas, seguramente, con más atención de la autoridad y de los cánones del arte de Marialba los resultados hubiesen sido más satisfactorios.

En tarde agradable, templada en temperatura, se lidio un encierro de la ganadería Juan Bernardo Caicedo, encaste Domecq – Torrealta – Conde de la Corte, que fue muy bien presentada al individual, dispar en conjunto y con un juego favorable para la tauromaquia; se destacaron por hechuras y comportamiento los toros: “Sabio”, jabonero sucio, marcado con el número 23, de 446 kilos de peso, lidiado en tercer lugar por el Rejoneador Juan Rafael Restrepo y “Escándalo”, castaño, marcado con el número 842, de 472 kilos de peso, lidiado en quinto lugar por el Matador Luis Miguel Castrillón, quien logró el honor del indulto (perdonar la muerte del burel).

Sebastián Ritter (Terno malva y oro) tuvo disposición toda la tarde, con su primero dejo una serie en capa vistosa, templada, rematada con finura; en pañosa no hubo mucha suerte pues el burel luego de una vuelta canela en la suerte de banderillas se malogró, con la espada no estuvo fino y paso el primer capítulo silenciado. Con el cuarto de lidia ordinaria hubo mayor suerte, nuevamente dejo una intervención con percal de gran factura y en pañosa hilvano una faena llevada por la armonía del burel que no gozó de mucha clase, la espada entró en buen sitio pero hubo necesidad de usar el verduguillo. Oreja.

Luis Miguel Castrillón (Terno nazareno y oro) tuvo una tarde redonda, mostró lo depurado que anda, su postura, concepto, parsimonia dieron las conquistas, los astados de su lote tuvieron valiosas condiciones que a la postre fueron bien aprovechadas, la tizona le hurto en su primero los trofeos y en el quinto de la tarde vinieron las orejas simbólicas por indultar a “Escándalo”, burel castaño, marcado con el número 842, de 472 kilos de peso, que trajo buenas cosas que desvelo en el trascurrir de la lidia, que si hay un pero que poner, tal vez que acuso limitado fondo, pero los tiempos bien manejados por el Espada antioqueño vinieron mucho a su favor para el honor. Destaco de Luis Miguel Castrillón la constancia, el arte, los recursos técnicos y la decisión.

Juan Rafael Restrepo (Rej.) (Campero pizarra y azabache) Estuvo alegre como es su característica, siempre dispuesto a agradar, junto a sus jacas toreras: Violero, Carmona, Paisa, Castañuelas, Malena, Bandido, Doctor y Delirio, busco acoplarse a los astados para cumplir aseado en los diferentes tercios, coloco farpas en lo alto y motivando constantemente a los tendidos con voz y doma, infortunadamente el exceso de pasión y la desatención del Palco Alto en el tercero de la tarde hizo que se usaran mas rehiletes de los permitidos y lo que podría ser un hito histórico quedo en una sola oreja. Con el que cerró la corrida estuvo a la misma altura pero el astado burraco se vino a menos, le valió su actuación para otro trofeo y acompañar al ganadero y a Luis Miguel a hombros.

Ficha del Festejo

Arbeláez (Cundinamarca) – Domingo 19 de Agosto – 2018 – Plaza de Toros de Arbeláez – Corrida de feria – Toros de la ganadería Juan Bernardo Caicedo bien presentada al individual, dispar en conjunto y con un juego favorable para la tauromaquia, estacaron por hechuras y comportamiento los toros: “Sabio”, jabonero sucio, marcado con el número 23, de 446 kilos de peso, lidiado en tercer lugar por el Rejoneador Juan Rafael Restrepo y “Escándalo”, castaño, marcado con el número 842, de 472 kilos de peso, lidiado en quinto lugar por el Matador Luis Miguel Castrillón, quien logró el honor del indulto (perdonar la muerte del burel). Sebastián Ritter: Silencio con aviso y Oreja. Luis Miguel Castrillón: Palmas con aviso y Dos orejas simbólicas por indulto. Juan Rafael Restrepo: Oreja y Oreja. Casi lleno en los tendidos.

Dejar respuesta