Emilio de Justo reivindica el toreo puro en el cierre de feria

0
402

TERCERA CORRIDA – FISS 2023

El espada extremeño cortaría tres orejas en tarde donde dejaría cátedra de buen toreo en ambos toros despachados.

*** Una oreja de peso para “El Pino” y otra de consolación para De Manuel en el que cerró plaza, quien pecharía lo menos potable de un encierro discreto en cuanto a presentación del hierro de Campolargo.

Redacción: RUBÉN DARÍO VILLAFRAZ @rubenvillafraz
Fotos: Federico Montes

SAN CRISTÓBAL (Enviado Especial).- El último capítulo de esta edición ferial no ha
tenido altercado alguno a tenor que ya lo encrespado del serial había pasado de largo.
Los toros del hierro colombiano de Juan Bernardo Caicedo nunca llegaron a Pueblo
Nuevo, lo que hizo que la empresa de turno echara mano de un encierro anovillado e
irregularmente presentado de la vacada yaracuyana de los Herederos de Campolargo a
última hora. Los toreros no objetaron el cambio en razón del momento bueno que
atraviesa el mencionado hierro, pero esta improvisación no se puede tolerar en una plaza
y una feria de rango internacional, donde todas las miradas están centradas en ella.
Menos público que el día anterior, pero el ambiente era de sumo interés por ver un torero
que el año pasado había dejado en este mismo ruedo gran ambiente y sobre todo se ha
convertido para el taurino entendido en un espada de culto. Me refiero a Emilio de Justo,
el cual no defraudó a las expectativas tejidas en sus formas y maneras de hacer e
interpretar el toreo.

En corto y en la mano, como decía el maestro Chenel, así lo vio claro De Justo ante el
segundo de la función, noblote ejemplar, el cual supo entender distancias, terrenos y
alturas para potenciar las bondades en su embestidas, las que por la mano derecha y por
la zurda hilvanaron una faena compacta, modélica y pulcra, a tal punto de hacer ver mejor
de lo que era al mencionado «Prestigioso», el cual bordó en capote, muleta, y en especial,
el soberbio volapié en toda la “yema” con la que le despachó a las mulillas, para de
manera unánime concedérsele la dos orejas, las que abrieron de una, el derecho a salir
por la Puerta Grande. Pero fue que la cosa no quedaría solo acá. De nuevo todo su amplia técnica y entregado
toreo se puso de manifiesto frente al quinto, animal de embestida mucho más propicia
para rebosarse en el toreo fundamental como en el accesorio, ese que puso a toda la
plaza de acuerdo y con la vena de estar presentes ante lo más meritorio y artístico del
serial sancristobalense. Las entradas entre tandas y los remates con los forzados de
pecho fueron una pintura así como una exaltación al toreo bueno y puro, ese que pone a
todos de acuerdo sin aspavientos. Una pena que haya pinchado sin soltar al primer viaje,
para luego dejar tres cuartos de ración ligeramente desprendidos, para de la misma
forma, y de justa manera, con una oreja se le premiara. Tres orejas en su esportón que
devolvieron a su lugar por qué el toreo puro se impone por encima de criterios errados, y
donde ratifica el hecho que solo el toro coloca a cada quien en su sitio.

Una oreja de la misma manera se “trabajó” Marcos Peña “El Pino”, a quien no se le
estaban dando de calle las cosas ante el descastado lote que había pechado en su haber.
Lo hizo presente al cuarto, animal al que hubo de esperársele mediada labor, por la
derecha, cuando el torero metió en vereda las flojas, ásperas e incomodas embestidas del
astado. Firmeza y en especial, claridad de ideas las que tuvo que echar mano Pino para
de esta manera dejar a todos de acuerdo con el corte de una oreja, tras colocar en buen
sitio tres cuartos de acero, que valieron para que la pañolada en la plaza se hiciera
manifiesta.

En el que abrió plaza pocas opciones tendría, ante las engorrosas y cambiantes
embestidas del burel, ese mismo que con “aliño” supo despachar de tres cuartos de acero
y un descabello.

El lote más complicado del envío que se trajo doña Carmen Rosa Campolargo fue el que
caería en suerte a Francisco de Manuel, en su estreno, en el ruedo donde su padre
Manolo Fuente tomaría alternativa a mediados de los ’80. Su primero de la tarde lo corto
del recorrido hizo que por más que lo intentara en vano fue posible que el anovillado bicho
le permitiera lucirse con naturalidad por ambas manos. Los tres cuartos de espada
tendidos por lo menos le despacharon sin pena ni gloria, como de la misma manera le
sucedería en el que cerró plaza, aquerenciado dije, que estuvo protestando y esperando a
torero y peonaje, lo que hizo de esta una lidia densa y voluntariosa por el derecho e
izquierdo pitón, alargando más de la cuenta donde no había opción a destacar.

Aun así el espadazo entero y contrario que recetaría le valió para que don Álvaro Moros le
concediera una oreja, la última que cerraba el capítulo ferial de este año en la arena de
Pueblo Nuevo, a la espera que vengan tiempos mejores y sobre todo, la cordura y
sindéresis vuelva a reinar entre quienes tienen la responsabilidad de mantener la
categoría y sitial de plaza de primer nivel la de la capital tachirense.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de Toros Monumental “Hugo Domingo Molina” de San Cristóbal.

Sábado 28 de enero de 2023.

Con poco menos de media plaza (aproximadamente 7 mil personas), en tarde soleada,
calurosa y ligeramente ventosa, se han lidiado toros de HEREDEROS DE
CAMPOLARGO (Carmen Rosa Campolargo), anovillados y escurridos en su conjunto,
escasos de remate, desiguales en cornamentas y en su juego en la muleta, destacando por su nobleza el corrido en 5º lugar, premiado con la vuelta al ruedo, de nombre «Embajador» N° 329 de 430 kilos.
Pesos: 460, 445, 447, 440, 430 y 430 kg.

MARCOS PEÑA “EL PINO” (Rosa y oro con cabos blancos), Palmas y oreja.
EMILIO DE JUSTO (Verde botella y oro con cabos blancos), Dos orejas y una oreja.
FRANCISCO DE MANUEL (Grosella y oro), Silencio y una oreja.
INCIDENCIAS: Entre las cuadrillas, destacaron los subalternos Salvador Moreno y
Gerson Guerrero en las banderillas, y en la brega Eduardo Graterol.

*** Terrible el estado del ruedo, todo una playa por lo pesado del mismo para las lidias, así como los huecos que se hacían tras las pisadas de los caballos de pica y los mismos toros.

*** Presidió el MVZ Álvaro Moros, más ecuánime en su criterio y rigor a la hora de la entrega de los trofeos.

Dejar respuesta