Cali: Colombia Tiene Madera

0
131

La corrida de Achury Viejo dejo un examen exigente en Cañaveralejo y los toreros colombianos demostraron una vez más que hay profesionales con grandes cualidades para las ferias de todo el país.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – Foto: Erick Cuatepotzo

Cali – Colombia. Sin duda alguna la corrida de la oportunidad de la feria taurina de Cali, dejó muchas reflexiones en positivo y por fortuna, pues la exigencia propuesta por la ganadería de Achury Viejo, evidenció que los toreros colombianos tienen madera para componer las ferias del país y dejar sabores artísticos de buen nivel, incluso sin tener muchas corridas encima, gozan de los recursos necesarios para solventar las papeletas e incluso para hilvanar faenas con gran contenido.

En repetidas ocasiones se ha consignado que la bravura de los toros se ha venido midiendo con la capacidad o ansias de embestir a lo largo de la lidia, es decir la acción de acometer sin pensar en otra cosa y por ello el punto de la ganadería Achury Viejo en esa condición no tuvo tacha en la mayoría de los toros vistos en la Cañaveralejo. La casta hace alusión a la “alegría” con que expresa esa bravura y ahí si hubo algunos astados que no llegaron a esa emotividad necesaria para que llegara a los espectadores y la comparecencia del torero tuviese eco en los tendidos. Otras cualidades que se reconocen en el toro de lidia es la nobleza, traducido en solo acometer a donde se le cita, la humillación que hace referencia a la forma en la que lleva su cara a los “chismes” y la clase que en resumidas es la conjunción continua de las cualidades ya descritas. Por tanto, se puede sintetizar que el encierro de Achury Viejo en la “Corrida de la Oportunidad” gozó de bravura y cualidades favorables para la expresión artística de los actuantes con las dificultades propias del encaste, que fueron solventadas, en la mayor parte, en las comparecencias. 1o encastado, algo agarrado, noble y con clase; 2o limitado en casta, bravo, pero con teclas que tocar, acometió con clase; 3o encastado, fijo, y noble, peleó bien en varas, aplaudido en el arrastre; 4o bravo, descastadito, algo agarrado, distraído, noble que venía mejor de largo; 5o bravo, encastado, bronco, pegó arreones y no humilló; 6o bravo, descastadito, noble, agarrado al suelo, humilló en las acometidas y 7o de Salento encastado, bravo, humilló y tuvo lo propio del Coloma.

Los toreros colombianos como ya fue acotado tienen las virtudes necesarias para afrontar las ferias, naturalmente que el oficio es poco por la ausencia de festejos en el territorio nacional, pero gracias a la disciplina y el sentido de pertenencia a sus profesiones, las cualidades se mantienen. Ricardo Rivera anduvo en torero, ejecutó un ramillete de verónicas en capa y en pañosa hilvanó faena interesante por mano diestra. Estocada y golpe de cruceta. Saludo desde el tercio con aviso. José Arcila estuvo parsimonioso, sin descomponerse, tomo los “chismes” para lograr algunas cosas de nutrido contenido. Pesado con el acero. Silencio con aviso. Luis Miguel Castrillón muy ortodoxo, en torero, hilvanó una faena con mucho contenido artístico. Acero certero y golpe de cruceta. Vuelta al ruedo con aviso. Franco Salcedo expresó ganas, voluntad, valor, faltó sitio para dibujar mejor las ejecutorias. Acero certero. Silencio. Rocío Morelli con arrojo, valor seco, aguantó al burel y logró pasajes torerísimos. Media lagartijera y golpe de cruceta. Saludo desde el tercio. Juan Sebastián Hernández con verdad, arrojo, decisión y ganas, plantó cara y dejó momentos inspirados arriesgado la humanidad. Acero certero. Silencio. Cristian Restrepo con decisión, arrojo y bastante escuela, variado en percal y unas interesantes tandas con pañosa. El acero no colaboro. Palmas.

Ficha del Festejo

Cali – Colombia. Diciembre 26 de 2022 – 1a Corrida de Feria – Toros de Achury Viejo bien presentados y juego desigual. Ricardo Rivera: Saludo con aviso. José Arcila: Silencio con aviso. Luis Miguel Castrillón: Vuelta al ruedo. Franco Salcedo: Silencio. Rocío Morelli: Saludo desde el tercio. Juan Sebastián Hernández: Silencio y Cristian Restrepo: Palmas.

Dejar respuesta