Arbeláez: Lo Interesante de la Variedad

0
158

En Arbeláez (Cundinamarca) se reencontró el Rejoneador Willy Rodríguez con la afición y su profesión, dejó momentos extraordinarios, lo mismo que el caldense Cristóbal Pardo que logró también los máximos trofeos a base de voluntad, profesionalismo, conocimiento y arrojo; el ubetense Manuel Libardo quien sin duda tiene un exquisito concepto, sigue pasando fatigas con la tizona.

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora

Arbeláez – Colombia. Desde 1968 la población cundinamarquesa de Arbeláez viene realizando sus ferias y fiestas en honor a la Inmaculada Concepción, Patrona de la Población de la Provincia del Sumapaz. La quincuagésima segunda Feria Exposición Agropecuaria que tiene un enorme reconocimiento en el país; para este año ha desarrollado la exposición equina grado “B”, feria floral – artesanal, exposición de especies menores, feria ganadera (brahman), exposición de ovina y caprina, concurso de arrieros, verbenas populares con artistas de talla internacional y en el día de ayer una gran e interesante corrida de toros.

Para tan importante festejo se citaron los ejemplares de la ganadería Juan Bernardo Caicedo, encaste Torrestrella – Torrealta – Domecq, donde se presentaron los Matadores de Toros Cristóbal Pardo, Manuel Libardo y el querido Rejoneador, Don Willy Rodríguez; quienes sin duda alguna dieron todo de sí para alegrar al público que se dio cita en los tendidos de la plaza de la región suroriental del Sumapaz. Centrándonos en la materia prima del festejo, es decir el toro, podemos decir que fue un encierro bien presentado al individual, dispar en conjunto y que gozaron de condiciones favorables para la tauromaquia, naturalmente unos más que otros, destacándose del lote el corrido en quinto lugar que demostró bravura, casta, fijeza y nobleza durante toda su lidia. En resumen, podemos describir así el encierro: 1º encastado, bravo, soltó la cara por el derecho y solo fue por el izquierdo; 2º huidizo, distraído, limitado en clase, casta y bravura; 3º agarrado al suelo, limitado en recorrido, casta y bravura; 4º limitado de fuerza y casta, noble, acudió a media altura y tuvo muerte de bravo; 5º bravo, encastado, fijo y noble, aplaudido en el arrastre y 6º tardo, agarrado pero bravo y noble.

Cristóbal Pardo (Terno nazareno y oro) puso la carne en el asador, con su primero dejó unas suaves verónicas en capa e hilvanó una faena interesante sustentada al natural; lastimosamente estuvo algo pesado con la tizona y toda su comparecencia fue valorada con unas sentidas palmas. En el cuarto de lidia ordinaria dejó inspiradas verónicas con percal e hilvanó una faena llena de contenido, argumentada por el oficio, conocimiento y entrega del hijo del departamento de Caldas, ahí se mantuvo en pleno contacto con la parroquia y logro dejar una buena presentación que rubricó con una buena ejecución de la suerte suprema para recibir las dos merecidas orejas.

Manuel Libardo (Terno malva y oro) como es habitual deleitó con su fina y ortodoxa forma de interpretar el toreo, en su primer capítulo dejó con capa algunas verónicas de buena factura y en muleta con sentido esfuerzo para fijar el burel combinó su estilo el toreo pintoresco para conectar con los tendidos, su firma fue con pinchazo y estocada desprendida, pero aun así la presidencia bajo solicitudes de los aficionados concedió un trofeo. Con el quinto de lidia ordinaria, en capa dejo unas buenas verónicas que combino con medidas chicuelinas; en muleta se gustó con el toreo ortodoxo, hilvanando una faena que tuvo el beneplácito de la parroquia, lastimosamente en una equivocación de planteamiento sufrió una fea voltereta que lo dejó por varios minutos sin alientos, al parecer sin mayores consecuencias, la suerte suprema volvió hacerle pasar fatigas y todo quedó en silencio.

Willy Rodríguez (Campero en azul marino y azabache) se reencontró con la afición de manera adecuada, dejó ver el inmenso conocimiento que posee del arte de Marialba en sus dos comparecencias. Con el primero de su lote, conectó de inmediato con los tendidos pues con la jaca de nombre Cigarrera paro al burel de manera espectacular, en banderillas lució y toreo bien a la jineta, dejando las farpas en lo alto, culminando su comparecencia con una suerte suprema efectiva, sin duda se le concedieron las dos orejas. Con el cierre plaza, pese a la dificultad que ofrece la luz artificial de provincia, se esforzó con las jacas, conectó sin duda con el tendido, toreo con grupa, estribo, anca y dejo las farpas en lo alto, lastimosamente no hubo suerte con la tizona y se perdieron los trofeos, sin embargo, fue valorado con unas sentidas y sinceras palmas.

Ficha del Festejo

Domingo 14 de agosto, 2022 – Arbeláez (Cundinamarca) – Plaza de Toros Jesús Hernando Lozano Díaz – Corrida de Feria – Toros de Juan Bernardo Caicedo variados de presentación y juego. Cristóbal Pardo: Palmas y 2 Orejas. Manuel Libardo: Oreja y Silencio. El Rejoneador Willy Rodríguez: Dos orejas y Palmas. Tres cuartos de aforo.

Dejar respuesta