El Toro, Espejo del Criador y el Torero

0
235

En el diálogo con Don Victorino Martín escuchamos de sus propias palabras que el toro es el espejo del criador, así como de quien se pone por delante; Cali vivió muy de cerca esa reflexión que llego casi a lo literal.

Redacción: Héctor Esnever Garzón Mora

Cali – Colombia. Sin ir a lo estadístico o quedarnos en el resultado del encierro de “Victorino Martín” presentado en la ciudad de Cali, se puede sí, rescatar el diálogo del ganadero de esta dehesa para retomar algo que en la mente de muchos quedo impregnado, “el toro es el espejo del criador y del torero” y la explicación es profunda sin duda alguna.

Don Victorino Martín expreso que el toro tiene mucho del criador, que, en esa labor mística de la selección, de la conjugación genética, de la toma de decisiones, de manera implícita se trasmite lo que tiene el ganadero en su actuar: carácter, sensibilidad, personalidad, temperamento entre otras muchas cualidades, independientemente si son positivas o negativas. Ahora bien, en las labores de manutención también se evidencia en primera instancia el trapío (condición fenotípica), además sanidad, hechuras, nutrición, fondo y otras muy importantes para la lidia, pero como si fuera poco, un detalle que a veces no se percibe es el transporte, el llevarlo a los lugares de la lidia en las condiciones óptimas suma para la presentación: confort, hidratación, movimiento, cargue, descargue, voces, etc. Algo que llama la atención es que, en los últimos tiempos, pese a que es una forma de motivación para el público y aficionados, es vivir los sorteos en horas de la mañana, ver los astados en los corrales y todo ese ejercicio previo al espectáculo, pero lamentablemente ese hermoso momento ha perdido fuerza, hasta la misma prensa está desmotivada, porque por situaciones aun inexplicables de los criadores, que seguramente tendrán sus razones, no se ha vuelto hacer. Lo curioso y es una buena reflexión, “los Victorinos” fueron visitados en varias ocasiones, incluso en el mismo día de la lidia y las cualidades de cada astado fueron positivas. Espejo del criador.

Ahora bien, quienes se pusieron por delante también se reflejaron en el toro, cada ejecutoria mostro el carácter, la decisión, el valor, la firmeza, el deseo, el concepto y un sin número de cualidades que hicieron ver la pasta de que están hechos, vieron el reflejo de la esencia humana en las comparecencias, tanto las que recibieron reconocimiento a través de los trofeos, como las que por alguna razón no alanzaron a tener el premio. En definitiva, los conceptos citados por Don Victorino Martín García, tienen una simiente sólida, un buen número de años caminando entre la curva del triunfo y las angustias, las alegrías y las decepciones, en un mar de comprensiones en el que el toro de lidia, es, sigue siendo y será el rey de la fiesta, esa bella liturgia del encuentro de la inteligencia y el instinto donde sale triunfador quien mejor se sensibilice en la representación de la vida misma. Espejo del torero.

Dejar respuesta