Juan sin miedo

0
50
Juan Leal con el 3º "Portador". Foto: www.las-ventas.com

Juan Leal paga con sangre la única oreja de la duodécima corrida de San Isidro. Silenciados Octavio Chacón que lidió tres toros y Javier Cortés. A menos el encierro. 

Juan Leal. Cuando saltó el tercero, “Portador”, la soleada tarde no rompía. Los primeros toros, que habían atacado de largo la caballería, con prontitud y recarga, blandearon y se desfondaron. La poca fijeza de este en el capote no mejoró el pronóstico. Marc Leal coge los palos y pasa en blanco desanimando más. Pero enmienda de inmediato con dos destellantes pares y Manolo de los Reyes le hace la segunda, teniendo que saludar ambos la ovación. No se apagaban los ecos cuando el nimeño de rodillas en el platillo, citó al toro que galopó la mitad del gran ruedo de Madrid y comenzó a orbitar alrededor del postrado en seis derechas redondas ligadas y dos de pecho sin incorporarse que explosionaron la plaza.

Ya de pie, otra media docena de redondos, un cambio de mano por la espalda, un natural y un forzado echaron más cebo al candil. El toro que como sus hermanos viene, pero no se va, pisa el trapo en el tercer pase de la siguiente tanda. De allí en adelante comenzó la renuncia. El nimeño, como perro de presa, se le fue encima, cruzándose y obligando por naturales de a uno en uno, hasta la cogida. Muy dolido, luego se sabría el porqué, y la dimensión, se arrima ofreciendo la piel y la tela. Dos circulares invertidos, un pa´llá y pa´ca metido en la cuna, un aviso sin igualar, y un estocadón de macho que rueda al agresor y D Gonzálo de Villa Parro, cuya prontitud con el pañuelo le ha puesto en entredicho, esta vez sí se hace rogar y ya casi al enganche accede la mayoritaria petición. Juan renqueante y sangrante recibe la bien ganada oreja, da un cuarto de vuelta con ella y se dirige a la enfermería.

Octavio Chacón, bregó con más oficio que lucimiento sus dos toros y el otro de Leal. Al primero, flojo y desrazado le pinchó antes de una buena estocada. Al soso cuarto le anduvo y le anduvo dando muletazo hasta el pinchazo y otra gran estocada. Y con el sexto, quedado, de a uno en uno largamente con la montera calada, para cerrar la tarde con un espadazo delantero inocuo y tres golpes de cruceta. Todo silenciado.

Javier Cortés, se fue con una gran desilusión de la feria que le dio dos corridas. Tuvo algunos buenos momentos. Una tanda derecha, al segundo y dos idem al quinto. Pero no más, el resto extraviado en el trapazo a destajo y los pinchazos descolocados. Tres con fierrazo caído y aviso al segundo; y tres con espadazo bajo y aviso al quinto. Sin disculpas.

Seis juanpedros cuatreños de Pedraza de Yeltes con proporcionadas encornaduras, parejos en sus 577 kilos promedio muy por debajo eso sí, del tonelaje histórico del hierro. Cinco colorados y un castaño, nobles, justos de fuerza y fondo que dejaron todo en los petos a los cuales acudieron pronto, de largo y empujando en diversa mediada para luego ir todos a menos. –Bajamos el volumen y obtuvimos esto, es cosas de tiempo –dijo Luis Uranga, el ganadero.

La hombría de Juan Leal escribió la historia de la tarde. Una vez más el triunfo en Madrid ha costado sangre. Por su lado, los apóstoles del toro chico no pudieron celebrar el experimento reductor de Pedraza de Yeltes.

FICHA DEL FESTEJO

Madrid. Sábado 25 de mayo de 2019. Plaza de Las Ventas 12ª de San Isidro. Dos tercios de aforo. Sol, nubes y viento. Seis toros cuatreños de Pedraza de Yeltes, parejos, bien presentados, nobles, justos de fuerza y con poco fondo.

 

Octavio Chacón, silencio, silencio y silencio en el que mató por Leal

Javier Cortés, silencio y silencio

Juan Leal, cornada y oreja pasa a enfermería

Incidencias: El matador Juan Leal sufrió cornada del 3º, perianal de 25 centímetros con posible fractura sacro-coxígea, recibió la oreja y pasó a cirugía. Saludaron sus banderilleros Marc Leal y Manolo de los Reyes tras parear al 3º y fueron ovacionados Agustín de Espartinas y Manolo de los Reyes tras parear al sexto pero se negaron a saludar.

 

Dejar respuesta