MANIZALES: URGE EL OFICIO SIN DUDA

0
853

Redacción: Javier Enrique Baquero Pardo JABA

Lleno hasta las banderas, novillos bravos en diferentes matices, todos pelearon en varas y novilleros urgidos de oficio para rematar con decoro sus comparecencias.

Manizales – Colombia. Otro lleno en Manizales en la novillada que daba un cupo a la Feria de enero de 2018. Sin mucha historia artística pero con gran variedad en los matices que da en bravura el toro de lidia, la prueba fehaciente su pelea en la suerte de varas que es donde realmente se mide su esencia.

Juan Camilo Alzate abrió la tarde con un novillo bien presentado, con trapito de la dehesa Armerías, saludo con dos largas para seguir por verónicas de buen tono y empaque. Dio buena pelea en los montados el burel. En banderillas arrolló a “Chiricuto”, quien paso sin conocimiento a la enfermería donde se recuperó del fuerte golpe recibido. Con la muleta Alzate entendió al astado y ejecutó una faena inteligente, llevándolo siempre templado, buenas y taurinas tandas. La espada y varios descabellos le privaron de las orejas. Sonaron los tres avisos. Con el cuarto Juan Camilo posó, dejo en la retina con la capa. El novillo un negro descolgado y con clase. Con la muleta Alzate superó lo del primero y dejó disfrutar al público. Tandas templadas y con muchos deseos de triunfo. La espada otra vez lenta hasta llegar al descabello.

Francisco Puerta encontró en el que hizo segundo un novillo con trapito. Pelo en el caballo. Con el percal no se acopló y dio paso a los montados. En la muleta en novillero de Cali le puso ganas, ganas que pelearon con la estética. Tan sólo unos pocos muletazos se salvan, los primeros para ser exacto. La espada no tuvo fin. Otros tres avisos. En el quinto Puerta Lanceó más con ganas que con temple. El novillo recibió una buena vara y paso a un tercio de muleta que inició en el centro del ruedo, pero igualmente hubo más ganas que arte. Todo de prisa y sin pausa. El acero siguió el mismo camino.

Luis Miguel Ramírez vio salir al tercero de la tarde, primero de su lote, un novillo bravo, buen mozo y con recorrido. Con la capichuela no terminó de acoplarse. Con la muleta fue del regusto de la parroquia. Masas mandonas y com arte. El valor también aportó al espectáculo. Mató de estocada y descabello. La presidencia guardo prudente silencio. Con alegría terminó el festejo en cabeza de Ramírez, quien anduvo bien con un ofensivo toro, o novillo toro con cara de hombre. En la capa lució con prestancia. Con la muleta se le hizo complicado el tema cuando el atado se fue parando. Mató bien.

Concluye este domingo el ciclo -Toros y Ciudad- en la Monumental de Manizales con una corrida de la ganadería de Salento para un sexteto de Matadores Colombianos: Curro Martín, Andrés de los Ríos, Moreno Muñoz, Juanito Ortiz, Leandro de Andalucía y Camilo Pinilla.

Dejar respuesta