Empezamos Mal – MADRID 1ª SAN ISIDRO

0
62
Morante con el 1º. Fotograma: OneToro
Redacción: Jorge Arturo Díaz Reyes, V 10 2024

A plaza llena, una ovación para el confirmante García Pulido, vuelta para Urdiales, bronca para Morante, y un desfile de mansos inauguraron lánguidamente el San Isidro 2024…

Y quizá en esta frustrada tarde, lo que se dijo ante las cámaras tuvo tanto o más impacto que lo que pasó en el ruedo. Don Eduardo Lozano el ganadero declaró —Me ha gustado el lote de Morante y lo dijo mientras el maestro de la Puebla abandonaba la plaza bajo una sonora rechifla. Como para completar, antes, cuando con dos avisos el artista pinchaba cuarteando ocho veces al segundo de la corrida, don Domingo Delgado de la Cámara, uno, sino el más, de sus connotados prosélitos, pedía urbi et orbi con tono pontificio…
—¡mejor un bajonazo!— y no es la primera vez.

Por su parte Diego Urdiales, tras una brega totalmente desligada, de parón, con el pico, a distancia sideral, pero figura compuesta, lanzó una puya al respetable por no aclamarle suficientemente: —no todos ven ni sienten

Más autocrítico anduvo el novel García Pulido al ver negada la petición de oreja del primero. Lo justificó —la espada me cayó baja— Honestidad de quien dicho sea ejecutó las únicas dos faenas ligadas y templadas a la dispar pero bien presentada corrida de los Lozano. Que trajeron cuatro cinqueños.

Cierto, el primero, el de la ceremonia, ”Afectuoso”, de 568 kilos, manso como todos sus hermanos y con dos primeros tercios descalificantes, en el último sacó más nobleza que todos y siguió fijo, en redondo, la media docena de tandas a derechas (más) e izquierdas, que además de aseo y ritmo tuvieron largura y jaleo del bueno. Todo iba para pelo, pero él mismo lo dijo, el valiente volapié dejó el hierro caído.

Con el sexto, tan malo como cualquiera de los que correspondieron a sus alternantes, el toledano fue por él, por la gente, y por la tarde que se iba sifón abajo. Sin embargo, su limpio quehacer chocó, contra el descastamiento y sosería del más pesado de los alcurrucenes (585 kilos). El pinchazo y el fierrazo bajo delantero, casi golletazo, pusieron fin a sus ilusiones y a la inauguración.

Morante, como casi siempre, sin exigirse, pinta un doblón por aquí, un trincherazo por acá, un natural por allá. Bellos, quién puede negarlo. Yo no. Pero perdidos en un mar de displicente negación a la lidia y rematados con un espectáculo lamentable a la hora de la suerte suprema. —La cosa se atascó un poco— adujo en otra de las frases célebres de la tarde.

No, no, no se pueden dar tantos argumentos a los antitaurinos. Más él consciente de su condición de divinidad, que lo pone por encima del bien y del mal, va con su ausente serenidad, igual bajo las ovaciones que bajo las broncas. Manes de Curro. Mi Curro.

Me da pena discrepar de los doctos, algunos muy amigos míos, que ven en Diego Urdiales, a sus 25 años de alternativa, la máxima expresión de la pureza. Me disculpo. Pero no. Así, no. De Belmonte para acá, hay que parar, ligar y mandar. Pero por supuesto las opiniones y gustos son inalienables.

Sí, se mató muy mal, en general. Solo el cuarto “Amoroso”, recibió una estocada bien ejecutada, colocada y letal. Los otros acabaron de mala muerte. Y así no es como debe morir el rey de la fiesta. Pero no fue solo eso lo que cortó el triunfo. Las frases lo dicen.

FICHA DEL FESTEJO

Madrid. Viernes 10 de mayo 2024. Plaza de Las Ventas. 1ª de San Isidro. Sol. Lleno de “No hay billetes”. Seis toros de Alcurrucén, 560 kilos promedio, cinqueños, excepto 4º y 6º. serios, dispares, mansos y sosos. 
Morante de la Puebla, bronca tras dos avisos y pitos.
Diego Urdiales, vuelta tras aviso ypetición, y silencio.
García Pulido, saludo tras petición y silencio.

Incidencias: Saludaron tras parear al 4º, Joao Ferreira y Alberto Zayas.

Dejar respuesta