Fuera del Aire

0
440

Ha caído el telón del primer acto en la temporada española. Tras él quedan las dos primeras  grandes ferias (Fallas y Magdalena), y algunos otros festejos prologales de menor calado. La mayoría global de los adeptos no los pudimos ver por televisión como nos había bien acostumbrado Movistar. Entonces, a la manera clásica, para meter baza, debemos atenernos a lo que cuentan los testigos presenciales. Periodistas, aficionados y observadores de vario tipo, todos en el magma de “La red” remitíendose a quien pueda interesar.
 
Claro, como es de esperar en tan abigarrado conjunto de versiones voceadas a coro, sin acuerdo ni consonancia. Cada cual cantando con el mayor desparpajo su propia pertitura. Sumando babélicamente. Firmas acreditadas, amparadas por medios de gran tirada e historia, alternando como en una capea, con plumas del más diverso rango, identidad o anonimato. La diferencia de versiones en el mismo asunto, va desde puntos de vista y matices personales hasta las contradicciones diametrales. Para unos día para otros noche. ¿A quien confiarse?
 
A los hechos fácticos creo, los de bulto, indiscutibles que obligan coincidencia. Por ejemplo; la reiteración frente a los hierros más amigables, en las fechas más propicias de tres figuras:  El Juli, Manzanares y Roca Rey. Así mismo la regularidad casi monótona en el triunfo  de este último, que se la ha pasado a hombros, de puerta en puerta. Siendo quizá la más contrastada porque sí, porque no, aquella del viernes 17 en Valencia, sexta de Fallas, la cual tituló Rosario Pérez en el ABC: “La sed de venganza de Roca Rey… El peruano desata toda su furia con un sobrero al que cortó las dos orejas, después de que el titular se desplomara en un quite de Pablo Aguado”, quién, valga decir, porque casi lo omiten, se fue a pie, con Emilio de Justo.
 
De otro lado, la esplendídéz de los palcos eclosionó en Morón de la Frontera el sábado 18, amputando sin piedad once orejas y un rabo para repartirlos entre Cayetano, El Cordobés (Díaz) y el novillero Martín Morilla. Nadie cuestionó.
 
Respecto a estas y tantas otras cosas llamativas que pasaron por allá en este introito, no podemos juzgar. La irrupción anglosajona de One Toros nos ha dejado fuera del aire, por ahora… dicen.

Dejar respuesta