Corrida Interesante en Bogotá

0
373

Casatoreros Colombia presentó el segundo cartel de la temporada bogotana, con una nomina de rehileteros y el debut en de la dehesa de El Manzanal. Un cartel que a todas luces era para taurinos y no para la galería y al final los que asistimos podemos dar un balance claro de lo vivido en el coso de la calle 26.

LO QUE NO SE VIO

  • En las horas de la mañana se realizó una misa íntima en la pequeña capilla de la plaza.
  • La corrida sorteada fue variopinta. Negros, castaños y jaboneros sucios.
  • La plaza registró medio aforo en los tendidos.
  • Con la corrida se celebraban los 89 años de la hermosa plaza capitalina.
  • Lamentablemente, nuevamente se prohibió por parte de la empresa, el ingreso a la plaza en horas de la mañana a «tauriniar», es decir compartir con la familia taurina. Que mal que se prohíba el ingreso a la casa de todos y lo peor sin ninguna justificación lógica.
  • A la hora de la corrida, 1:30, la policía de manera errónea impidió por algunos filtros, el ingreso a las inmediaciones de la plaza. Mala cosa que para fútbol se permite todo y de todo, y para las corridas de toros, la alcaldesa, a través de su policía, ponga todas las trabas.
  • Claro que también hay que decir, que para completar se redujeron los filtros de seguridad y los antis pudieron llegar mas cerca a la plaza. Bonita equidad la que promueve la señora López.
  • La amazona montó muy bien, pero lució un deslucido y desafortunado sombrero cordobés.
  • La cuadra de caballos de pica, luego de muchos años no fue de Don Feliz López. Los jamelgos son de la cuadra de Héctor del Busto.
  • En el paseíllo hubo minuto de silencio en memoria del matador y empresario Pedro Domingo, quien en la semana anterior realizó su paseíllo celestial.
  • Jesús Enrique Colombo, quien confirmó alternativa, con un traje celeste, oro y detalles en blanco.
  • Con el primero de la tarde, en la capa poco nos dejó el venezolano. Eso sí con calidad.
  • Hubo tumbo a Cayetano Romero.
  • Colombo pidió al palco que se le cambiara el tercio, sin que se hubiese por lo menos marcado el puyazo.
  • Segundo. Sebastián Vargas con un terno azul noche, oro y cabos blancos saludó a un castaño bien presentado.
  • Con la capa el cucuteño arrancó las primeras palmas, tras unos lances con mucho garbo y empaque.
  • Hubo dos tumbos a Clovis, tras arrancarse de largo en ambas oportunidades, el bonito burel.
  • Las banderillas también por terna. Vargas, Escribano y Colombo
  • Escribano por delante. Un par traserísimo. Colombo repito formula. Vargas en todo lo alto, con poder y buena ejecución.
  • Se devolvió el ritual de la confirmación de Colombo y brindó al público.
  • La motera de Vargas, tras el brindis, rompió las leyes de la física, al arrojar su montera al aire y caer parada lateralmente. Posición en la permaneció por varios minutos, hasta que cayo bocarriba.
  • Con la muleta Sebastián, en los bajos de sombra, por bajo, embarcando al encastado Manzanal.
  • La faena de Vargas fue muy pensada. Tras cada tanda, un espacio y luego temple y recorrido de largo trazo.
  • Con la muleta en la cara había repetición.
  • Las embestidas del castaño fueron a menos. Más virtudes en Vargas que en el toro.
  • La faena mereció música y el palco no sé motivo con lo bien hecho por el cucuteño.
  • Estocada con decisión y buena ejecutoria.
  • Petición en los tendidos para el torero nacional.
  • Palmas al toro.
  • Manuel Escribano, partió plaza con una traje, nazareno, oro y detalles en blanco.
  • Con la capa saludo con dos largas cambiadas, a un jabonero sucio, de bonita estampa.
  • Por chicuelinas el español llevó al burel a la cabalgadura de Viloria. Buena vara del espigado piquero.
  • Escribano quiso que las banderillas nuevamente fueron por terna, e invito a sus compañeros.
  • Por delante Colombo, en todo el centro un par en lo alto. Vargas al violín. Rápido y efectivo. Escribano con complicaciones, porque el toro se aculo a tablas y así a los palos. Palmas de reconocimiento.
  • Escribano no bajo el tono con la muleta, el toro se aculo en la puerta del toril y el español se robó hasta el último muletazo.
  • Palmas a la voluntad de Escribano, aun cuando era imposible hacer algo.
  • Con la espada, Manuel se equivocó y dejó un bajonazo.
  • Con el 4, Vargas saludo de capa a un negro Santacoloma.
  • Con las banderillas de Vargas no tuvo suerte.
  • Con la pañosa hubo ligazón a un Coloma que perseguía.
  • El balance de Vargas, hubo nobleza en el toro y voluntad en el nacional.
  • La lluvia llegó y acabó con la tarde.
  • La estocada de fue de trámite.
  • Otro Santacoloma como 5.
  • Bonitas verónicas de Escribano.
  • A pesar de la lluvia, Escribano no rehuyó el compromiso de los palos. 4 pares.
  • Con la muleta 4 estatuarios en todo el centro, arrancando lentejuelas.
  • En la muleta Escribano quiso. Voluntad y torería con música de fondo.
  • La espada presurosa, no firmó lo bien hecho por el rubio español. Recado presidencial al filo de la echada del negro toro.
  • División de opiniones para el toro en el arrastre.
  • Vuelta ovacionada al pundonor, para Escribano.

Dejar respuesta