LO QUE NO SE VIO: Regreso de Morante, el remplazo de Castella y el paso de Castrillon

0
208

Desde el día sábado la policía tomó control del área circundante a la plaza.

Muy temprano en la plaza se vio movimiento de aficionados y comunicadores.

La empresa restringió todos los accesos de comunicadores a la plaza.

Las medidas de seguridad fueron extremas, incluso al interior del coso capitalino.

La plaza registró un aforo de tres cuartos.

A las 3:25 de la tarde un sacerdote acompañado de los empresarios elevaron una plegaria al cielo y Alberto Cediel en la propia boca de riego se arrodilló, miró al cielo y lanzó un par de palabras al su padre.

Pablo Moreno derramo lágrimas en el callejón, con la ilusión de que todo salga bien en la Temporada.

En el paseíllo caballos percherones para el arrastre de los toros, ay no mulas como tradicionalmente fue.

Se estrenaron avisos para anunciar los toros, tanto al centro del ruedo como en las barreras, bonitos.

Morante vistió de azul añil, oro y cabos blancos.

Con la capa Morante inició un concierto clásico de estética.

Morante brindó la lidia del primero a Pablo Moreno, representante de la empresa Casa Toreros.

Con la muleta hubo poco, el toro tomó por el camino de echar la cara arriba, tiquete para la espada de Morante. La espada con poca estética.

Castella lució un terno de azul turquí, oro y detalles en blanco.

Con la capa buen inicio de faena del francés. Filigrana en los lances.

Buena vara de Rafael Torres, al 2.

Los tres banderilleros de Luis Miguel Castrillón lucieron ternos nazareno y azabache.

Con la muleta, Castella inició por estatuarios a milímetros arrancó rápidamente las palmas.

El colombiano Luis Miguel Castrillón, llevó un traje corinto, oro y remates blancos.

Con la capa el torero de Medellín no dejó nada en la retina.

El tercero fue rebrincado a los engaños dejando muletazos con altos y bajos. No acabo de existir acople. El toro declinó por una cojera en su mano derecha.

La espada de Castrillón, tampoco concurrió para un cierre armonioso.

Morante frente a uno con poca fuerza, con la cara arriba y caminador.

Morante puso voluntad ante uno que no quería.

En el 5 Castella lanceó bien a uno que metió la cabeza.

Dos buenas varas de Cayetano al 5.

Castella dirigió toda la lidia. Cuido por encima de todo el astado.

Castella le brindó a Alex Benavides, a quien había regañado minutos antes.

La muleta inició rodilla en tierra. Mano baja, trazos largos. La faena fue de vibración, emoción y arte. Castella brilló desde el inicio y la espada le hurtó la puerta grande.

El francés dio la vuelta al ruedo y fue fuertemente ovacionado.

Castrillón con la capa se recreó por chicuelinas. Hubo empaque. Remató la vara con gaoneras.

Rodilla en tierra el colombiano inició su faena.

Ya incorporado, Castrillón buscó la forma de ejecutar el buen toreo.

Hubo voluntad en el colombiano, pero no se acopló a los andares de Quindiano.

Dejar respuesta