3ª MANIZALES: DIGNIDAD NACIONAL

0
450

Redacción: Héctor Esnéver Garzón Mora – Enelcallejon.webnode.es – Web Aliada

Román se llevó la tarde con el único de Paispamba que trajo buena condición, los Colombianos dignificaron su profesión, dejando sabor de volverlos a ver con bureles mejores

Manizales – Colombia. En muchas oportunidades hemos expresado inconformidad por la presentación de los toros en las plazas de primera categoría, y siempre acuñamos que esa es una de las mayores responsabilidades de los veedores de las empresas y los toreros para mantener la liturgia taurina viva, hasta ahí es una realidad palpable a través de la observación fenotípica (trapío en el argot taurino), pero ya lo que den en los ruedos, o lo que coloquialmente decimos “aquello que traigan dentro” ya es virtud de la mística genética, porque recordemos que en esos menesteres de criar el bravo “dos más dos, no es cuatro”.

En la tercera corrida de la Feria Taurina de Manizales no hubo suerte con la condición de los astados de la ganadería de Paispamba, de la camada solo valió el corrido en segundo lugar que tuvo movilidad y fue bien aprovechado por el Torero valenciano Román Collado Gouinguenet “Román”, quien a base de buena medida en número de muletazos por tanda, mucho temple, buen sitio y mando valeroso, pudo tocar pelo (cortar trofeos), la espada no cayó en buen sitio pero al parecer el Palco Alto valoró la pureza del volapié ejecutado. Los otros cinco toros, que gozaron de buena lámina (fenotípicamente acordes al prototipo) tuvieron pellicos de bravo, pero la verdad sea dicha muy poco, reinó en estos bureles la mansedumbre, fueron muy agarrados al suelo (sin movilidad) e hicieron pasar muchas fatigas a los actuantes; en pocas palabras la ortodoxia del bue torear se trasformó en apuros y trámites sin contenido artístico.

Vale rescatar la actuación de los dos colombianos acartelados, por supuesto, sin restar mérito a la buena actuación del Torero español, que siendo honesto tiene una seria ventaja sobre los nacionales por oficio, pero ver a dos coterráneos tan estéticos, inteligentes, mesurados, resolviendo tan difíciles papeletas da mucha satisfacción, sin temor a ser sensacionalista quedan muchísimas ganas de volverles a ver, ojalá con mejores astados, es lo ideal. Colombia adolece de variedad torera, entendiéndose como toreros inspiradores, solventes, espontáneos, muy artísticos y creo que ahí están, madurando, creciendo, no solo en experiencia, sino en dignidad… Eso creo que es el mejor aliciente para volver con ahinco a las plazas de toros y contrarrestar los ataques mal intencionados e infundados de los que aún no entienden que es una liturgia entre la inteligencia y el instinto, donde el ritual de la muerte es una contante, además, de ser la única verdad absoluta del universo.

Enhorabuena por la juventud torera, por el buen debut de Román en Colombia y por la afición que sigue colmando los tendidos de La Monumental de Manizales, al buen ganadero Enrique Álvarez un aliciente de ánimo y a seguir buscando esos resultados que en los últimos años su dehesa ha tenido en Cali y la Capital caldense.

Ficha del Festejo

Monumental de Manizales – Miércoles 10 de Enero, 2018 – Tercera de Feria – Toros de la ganadería Paipamba, correctamente presentados y de juego variado, acentuándose en la mayoría de la camada la mansedumbre. Se destaca el noble y encastado toro corrido en segundo lugar, de nombre «Curro», marcado con el No 58 de 460 Kilos de peso. Leandro de Andalucía: Silencio y Palmas. Román: Dos orejas y Silencio tras aviso. Juan de Castilla: Palmas y Palmas. Casi lleno.

Dejar respuesta