MEDELLÍN: ÚLTIMA MEDELLÍN. LAS HECHURAS NO MIENTEN

0
382

Medellín – Colombia. Ya quisiéramos que esa premisa sobre las hechuras de los toros se cumpliera siempre. Así sabríamos que toros como los de Santa Bárbara (por ejemplo), siempre tendrían un comportamiento ejemplar y las figuras se los pelearían. Sin embargo hoy, en Medellín, la premisa si se cumplió y las hechuras no mintieron.

Encierro desigual de presentación, chorreado de carnes y anovillado. Es la descripción que encuentro más acertada para no caer en adjetivos que no vienen al caso pues las imágenes hablarán por si solas.

Si bien los de don Ernesto Gutiérrez nos tienen acostumbrados a ser justos de presentación pero dulces en la muleta, hoy no tuvieron ni lo uno ni lo otro. En resumen, además de feítos, malos.

Astronauta, el primero de la tarde, apenas alcanzó a viajar de Manizales a Medellín porque la fuerza no le daba para más y aunque Ponce lo intentó, el soso lo ignoró y tras un aviso el de Chiva saludó desde el tercio.

El cuarto fue Flamenco. Toro de salida alegre que se encontró con una figura relajada, naturales a media altura, un kikirikí, derechazos muy lentos. Casi todo allá, en la querencia, donde el insípido Flamenco medio pasó sin ganas de dejarse embrujar por el mago. Una oreja y pitos para el astado.

El Juli se encontró con un Rubí falso con el que intentó hacer de enfermero pero los toreros no trabajan con la Cruz Roja. Lo suyo (creo yo) es medirse con toros en condiciones y este no las tenía. Silencio para ambos.

El quinto fue Luminoso. El peor presentado del encierro, que ya es mucho decir. Fiel a sus hechuras, Luminoso fue oscuridad pura, despedido en medio de una bronca durante el arrastre y silencio para El Juli que terminó bastante contrariado.

Chigüiro pasaba a media altura pero Castilla, que ya había visto los dos primeros, tiró de técnica, se estiró con él, todo estaba dado para cortar al menos una oreja pero la estocada fue contraria, los de plata no levantaron los capotes para que la espada hiciera algún efecto así que llegaron los descabellos uno tras otro… un aviso… no había acierto… segundo aviso… se fueron Ponce y Juli a ejercer de subalternos y a indicarle donde martillar pero sonó el tercer aviso y el Gutiérrez se fue vivo a los corrales. Calurosa y conmovedora ovación recibió el colombiano entre lágrimas.

Aviador era un manso al que fue un milagro robarle algún pase. Castilla le dejó la muleta en la cara, muletazos invertidos para obligarlo a quedarse con él, estocada trasera y tendida, subalternos atentos y una oreja para el colombiano.

Pudieron ahorrarse la cuadra de caballos esta tarde pues la orden que dieron los matadores las seis veces fue de apenas dar un toque. Triste, muy triste terminó la 27 Temporada taurina de La Macarena que contó con una gran entrada pero esto funciona así. Las figuras los piden, el veedor da su visto bueno, el ganadero los manda, la Junta técnica aprueba, el público llena y todo sigue igual.

Balance

Muchas cosas positivas deja esta temporada paisa. Una muy buena asistencia todas las tardes. Aumento de 300 abonos lo cual se dice pronto pero después de haber estado casi desahuciados la cifra no es nada despreciable. La conformación de carteles y ganaderías fue buena, independientemente de las decepciones que nos hayamos llevado luego.

En lo personal, el no haber tenido rejones me pareció un gran acierto aunque entiendo que hay quienes extrañan ver a Pablo Hermoso y a Ventura.

La corrida mixta me pareció un experimento interesante y dejar a los tres locales para los demás carteles fue justo sin embargo creo que es un buen momento para montar una corrida con los tres antioqueños. Tauromaquias diferentes, todas en formación pero ya listas para verse las caras y arrear.

Agradecimientos

Gracias eternas al periódico El Mundo y en especial a Javier Restrepo por la confianza depositada en mi. Escribí allí desde el año 2002 hasta 2017. Fueron quince años de aprendizaje y crecimiento que jamás olvidaré. Lamento mucho su retiro del cubrimiento taurino.

A don Santiago Tobón por ignorarme cuando lo llamé para despedirme debido a la decisión de El Mundo. El haberme ignorado e invitarme a ocupar mi puesto de los últimos quince años, me obligó a reinventarme pues no habría sido capaz de estar en un callejón haciendo nada. Este año trabajé mil veces más que los anteriores y los resultados son muy positivos.

Gracias a los toreros por seguirme atendiendo con el cariño y el respeto de siempre.

Gracias a mis colegas y a la gente del toro por arroparme como lo hicieron en esta temporada que sabían era especialmente dura para mi. Sus abrazos sin mencionarlo, sus apretones de manos, el escuchar una y otra vez, “te he pensado mucho”, el entender mis lágrimas de la semana pasada y las de hoy al abrazarme con Chiricuto, su subalterno aquí en Colombia, es algo que me llevo en mi corazón.

Y sobre todo a ustedes, a los que me hacen el honor de leerme y de seguirme en las redes. Tener un promedio de 823 visitas en cada entrada de mi blog durante toda la temporada. Infinidad de reproducciones en cada uno de los videos, alguno con más de 1.400 reproducciones. Ustedes me dieron la vida este mes y eso no tengo como pagarlo.

Termino esta temporada con serias dudas sobre si “volveremos a vernos” pero si decido no volver, créanme que me voy sin ningún resentimiento. Por el contrario, me ciento muy afortunada.

Así queridos lectores que solo me queda decirles, ¡gracias totales y hasta siempre!

Dejar respuesta