SAN ISIDRO: CATORCE MILLONES DE DÓLARES POR MÁS TARDES ASÍ

0
86

Redacción: Javier Fernández Caballero – Cultoro.com – Web Aliada – Foto: Sara de la Fuente

Tres orejas se llevó al esportón Ventura, que le ganó por un trofeo el duelo a Leonardo, que lo acompañó en la salida a hombros; el par sin cabezada de Diego enloqueció la plaza

Madrid – España. Catorce millones de Dólares por más tardes así, como la que consiguió Diego Ventura hoy en Madrid: sólo El Viti en la historia del toreo ha llegado a alcanzar el número catorce de Puertas Grandes que el rejoneador cigarrero logró en la primera plaza del mundo este domingo. Y lo hizo gracias a la histórica y soberbia suerte de un Dólar sin cabezada del que la Fiesta puede sacar mucho partido en los próximos años. Leonardo le acompañó en hombros, pero Diego hizo lo más importante frente a un encierro con emoción de Capea.

De 563 kilos y de nombre “Veleto” era el primero de la tarde, un animal de Carmen Lorenzo al que Diego Ventura saludó con Lambrusco dejando un solo rejón de castigo ante un toro con evidente mansedumbre. No se lo puso fácil a Diego cuando el cigarrero sacó a Sueño, con el que calentó al tendido en una vuelta casi completa y dos pares de gran conexión. Los cambios de pista a lomos de Nazarí y la plaza enloquecida a la hora de clavar hicieron el resto frente a un astado que mantuvo la movilidad mansurrona y que le dio hasta dos sustos durante la faena a Diego. Gran obra la del sevillano ante un animal con teclas. Tres cortas en un carrusel clavó con Remate, matando de un rejonazo arriba no ayudándole nada el de Carmen Lorenzo. Oreja.

“Caracol” se llamaba el segundo de la tarde, de 547 kilos, con el hierro también de Carmen Lorenzo, al que Leonardo Hernández saludó con Champagne dejándole un solo rejón de castigo. Tuvo este toro más calidad que el anterior, moviéndose en el inicio del tercio de banderillas  a lomos de Sol. Con Despacio le aguantó una barbaridad, haciéndole llegar y clavar de poder a poder en un instante que levantó al tendido. Con el mismo tordo hizo de nuevo la suerte, esperando a tan sólo cinco metros del animal en el mismo centro del ruedo. A dos manos fue el siguiente par, arrancando de largo el rejoneador y clavando en lo alto. Una rosa valió como epílogo antes de clavar el rejonazo final arriba y cortarle la oreja.

589 kilos lucía en romana el tercero, segundo del lote de Diego Ventura, un animal con el hierro de Capea que llevaba por nombre “Mercenario”. Ventura lo saludó con un gran rejonazo en lo alto, conectando también con Roneo en el inicio de la faena. Fino fue el siguiente caballo, consiguiendo llegarle a la misma cara del animal en dos quiebros de auténtico espanto, pero la locura total al tendido acaeció cuando le quitó a Dólar la cabezada y clavó un par a dos manos domeñando en todo momento al animal, levantando la plaza tras cuadrar en la mismísima cara del de Capea. Tras la revolución que supuso ese par, sacó a Remate para colocar una rosa y matar de rejonazo entero y efectivo. Dos orejas con mucha fuerza y ovación al toro en el arrastre.

Desentendido de salida fue el “Esmeralda” cuarto, un toro que fue más soso que sus hermanos anteriores. De lejos se lo intentó hacer llegar Hernández en el inicio de faena pero no tuvo tanta transmisión. Tras las cortas, mató de un rejonazo trasero y un golpe de descabello.

Tampoco tuvo emoción de salida el quinto, último del lote de un Diego Ventura que ya se tenía ganada la salida a hombros. Consiguió buenas batidas a lomos de Sueño en la primera parte de la faena, intentando sacar al animal de la querencia de las tablas para lograr que tuviese celo en el embroque. Nazarí intentó conectar en los siguientes compases del trasteo con un animal ya prácticamente aplomado y sin celo. Con Ritz hizo de nuevo llegar la emoción al tendido, sacando agua de un pozo seco y quebrando en la misma cara. Bombón fue el encargado del tercio de muerte, pinchando en el primer encuentro y clavando trasero a la segunda, requiriendo de descabello. Ovación.

“Botinero” se llamaba el último toro de la tarde, con el hierro de San Pelayo, un animal negro bragado axiblanco de 569 kilos y nacido en enero de 2013. Leonardo lo recibió con Estoque en el momento en el que comenzaba a llover en la plaza, clavando uno de castigo frente a un toro a su aire de inicio. Con Calimocho clavó en el inicio de faena, tirando de espectáculo en la segunda parte de ésta intentando a la desesperada conseguir la salida a hombros junto a Ventura. Con Xarope finiquitó de rejonazo al animal. Oreja.

Ficha del Festejo

Plaza de toros de Las Ventas. 18ª de la Feria de San Isidro. Corrida de rejones. 21.767 espectadores. Cuatro toros deCapea, uno de Carmen Lorenzo y otro de San Pelayo. De mansurrona pero duradera embestida la del primero de Carmen Lorenzo; con calidad y duración el segundo también de Carmen Lorenzo, fuertemente aplaudido en el arrastre; con calidad y a más el gran tercero de Capea; soso el cuarto de Carmen Lorenzo; Soso y a menos el deslucido quinto de San Pelayo; calidad a menos del sexto. Diego Ventura, oreja, dos orejas y ovación. Leonardo Hernández, oreja, ovación y oreja.

Dejar respuesta